EL AGUA DE MANIZALES SE PROTEGE CON LA REFORESTACIÓN Y LA ADQUISICIÓN DE PREDIOS ESTRATÉGICOS. EN LA SUBCUENCA LA OLIVA, HAY 270 HECTÁREAS REFORESTADAS QUE LO CONFIRMAN
29/09/2020

 

La quebrada Cajones nace en el predio La Fe de la reserva natural de la Chec, este fue adquirido por Aguas de Manizales S.A. E.S.P. en 1997, para la reforestación de 270 de sus 700 hectáreas, entre el 97 y el 2001. A hoy, la quebrada es una de las fuentes más reguladas y de mejor calidad para la ciudad, pues ha recuperado el 12% de su caudal.

 

La empresa de servicios públicos hace uso del agua de la cuenca del río Chinchiná, en donde tiene infraestructura específicamente en la subcuenca de Río Blanco y Chinchiná. Esta primera tiene alrededor de 4.943 hectáreas, de las cuales 3.617 son manejadas por Aguas de Manizales S.A. E.S.P., con el fin de conservar el líquido vital para la ciudad, pues la Planta Niza se abastece de esta subcuenca, a fin de tratar entre el 30% y 35% del consumo de los usuarios de Manizales.

 

Para el 2004 y 2005 se adquirieron los predios Río Blanco Humedal y Barcelonita, en la subcuenca de Río Blanco, en los cuales se realizaron trabajos de regeneración asistida con especies propias del páramo; a hoy, Río Blanco presenta un aumento de caudal del 29%.  En cuanto al predio La Fe de la subcuenca La Oliva (que conecta con la subcuenca Chinchiná), antiguamente era utilizado para el cultivo de papa y la ganadería, por lo que tuvo un valioso proceso de reforestación.

También, en el 2015, se adquirió el predio La Marmolera en la subcuenca del río Chinchiná, a fin de mitigar el riesgo para la Planta Luis Prieto Gómez, la cual trata aproximadamente del 65% al 70% del abastecimiento de la ciudad. En este también se inició un proceso de reforestación, en cabeza de la Secretaría de Medio Ambiente.

 

El área de Recurso Hídrico de Aguas de Manizales S.A. E.S.P. maneja los otros predios adquiridos por el municipio para tal fin. En estos, se realiza el monitoreo de las cuencas abastecedoras de las zonas reforéstales y del proceso de la regeneración natural, de la mano de siete guardabosques ubicados estratégicamente.

 

Actualmente, se busca conservar y proteger las subcuencas a través de iniciativas como Vivo Cuenca, y el interés de seguir contando con predios estratégicos.



Imagen pie de página